miércoles, 5 de noviembre de 2008

El vino de Tutankamom

E1 faraón Tutankamon tenía un ánfora con vino tinto en su ajuar funerario para hacerle más llevadero el viaje al más allá, según ha descubierto un equipo de investigadoras de 1a Universitad de Barcelona. Para analizar un gramo del polvo marrón oscuro que encontraron en el fondo del ánfora de hace 3.300 años, las investigadoras han desarrollado una nueva técnica que permite analizar por primera vez el tipo de uva con que se elaboraban los vinos de la antiguedad. "Tenemos la clave para descubrir los orígenes de la enología", escriben en la revista de la Sociedad Química Americana -la sociedad científica con más socios del mundo-, donde esta semana han publicado sus resultados.
"El vino tenía una gran importancia en el antiguo Egipto", explicó ayer María Rosa Guasch, licenciada en farmacia con un máster en egiptología y primera autora de la investigación. "Se ofrecía para venerar a los dioses y las clases altas lo tomaban a diario, mientras que las clases bajas solían tomar cerveza".
Era tan importante que, de las más de 30 ánforas con alimentos del ajuar funerario de Tutankamon, las tres únicas que estaban en la cámara del faraón, las tres de más valor,eran de vino.
Los rastros de vino en recipientes antiguos se han analizado hasta ahora a partir del, ácido tartárico, uno de sus componentes naturales procedente de las uvas. Con análisis de ácido tartárico se ha descubierto que los pobladores de los montes de Zagros, en lo que hoy día es Irán, ya conocían el vino 5400 años antes de Cristo. Pero el ácido tartárico no indica de qué tipo de vino se trataba.
Para saber si el vino era blanco o tinto, las investigadoras de la UB han ideado una técnica para detectar residuo de malvidina, principal responsable de la tonalidad rojiza a los tintos jóvenes.
A medida que el vino envejece -y el de la tumba de Tutankamon no era precisamente un vino joven-, la malvidina desaparece y se transforma en sustancias más complejas. Para desenmascararla, las investigadoras de la UB han pensado en romper estas sustancias complejas en una reacción química que libera ácido siríngico. Si conseguían detectar ácido siríngico, significaría que en el origen había malvidina y por lo tanto, vino tinto elaborado con uva negra. Más complicado fue conseguir las muestras para hacer los análisis. "Llevamos tres años con esta investigación. El primer año lo dedicamos íntegramente a obtener los permisos para extraer muestras en el Museo Egipcio de El Cairo y en el Museo Británico de Londres", recordaba ayer Rosa Lamuela, directora del trabajo. Tras un año de burocracia, "sobre todo en Egipto, adonde hemos tenido que ir cinco o seis veces", consiguieron el botín: muestras de dos recipientes de El Cairo y tres de Londres, ninguna de ellas de más de un gramo. Pero al analizar el polvo del ánfora de Tutankamon -una de las dos de El Cairo~, encontraron la huella del ácido siríngico. Tinto. "Aún no sabemos qué había en los otros cuatro recipientes. La investigación no está terminada", advirtió ayer Lamuela. Los resultados publicados ahora son parte de la tesis doctoral que está haciendo Maria Rosa Guasch y que cuenta con financiación del grupo Codorniu y de la Fundación para la Cultura del Vino.
Más adelante, explicó Guasch, "nuestra intención es analizar muestras de otros recipientes para comprender mejor cómo se desárrolló la cultura del vino en la antiguedad". La Vanguardia 20/3/04


Los egipcios también elaboraban vino blanco

Según una investigación realizada por científicos de la Universidad de Barcelona, los egipcios también elaboraban vino blanco. Se ha llegado a esta conclusión tras analizar las tres ánforas que estaban presentes en la cámara funeraria de Tutankamón. Estas ánforas presentaban tres clases distintas de vinos y al parecer cada vino estaba situado en un punto cardinal.
Los vinos en cuestión eran un vino blanco, otro tinto y finalmente uno dulce, aunque todavía no se conoce el significado simbólico de la disposición del vino. En el antiguo Egipto las clases altas y la realeza solían tomar vino, además también era utilizado en distintos actos religiosos, como por ejemplo en ofrecimiento a los difuntos. Según otras investigaciones, el vino puede simbolizar la resurrección de los muertos, pues era la representación de la sangre del Dios egipcio Osiris. Pero se trataría solamente del vino tinto que se encontraba situado al oeste de la cámara funeraria, dirección que se utilizaba para hacer resucitar al faraón según sus creencias.

Falta la explicación de los otros dos vinos restantes, además si cada vino representa un punto cardinal, ¿falta un ánfora no? De momento, lo importante sobre este asunto es que han conseguido identificar la presencia de vino blanco en ánforas que tenían más de 3.300 años de antigüedad.
Para determinar el contenido de estas ánforas, se analizaron las muestras de polvo del interior de cada una de ellas con la técnica de la cromatografía líquida para poder separar los ingredientes que componían este polvo, seguidamente, se aplicó una espectrometría de masas para poder identificar cada ingrediente. La conclusión del vino llegó tras detectar que en todas las ánforas estaba presente el ácido tartárico, sustancia que procede de la uva y que demuestra que lo que contenían las vasijas era unos determinados tipos de vino. Claro, que el ácido tartárico no determina si es un vino tinto o blanco, para llegar a esa conclusión, tuvieron que analizar si los restos presentaban maldivia, un componente responsable del color rojizo de los vinos.

La maldivia se había descompuesto a su vez en otras sustancias dando lugar a la liberación del ácido siríngico, este es el componente que los investigadores trataron de hallar. El resultado fue que la ánfora que estaba situada hacia el este no presentaba esta sustancia, con lo cual la deducción era que se trataba de un vino blanco.
Esta investigación prueba que el vino blanco se elaboraba mucho antes de lo que hasta ahora se pensaba, ya que las únicas pruebas que se tenían hasta el momento eran unos manuscritos datados en el año 200 d. C., en los que se explicaba la elaboración del vino blanco. genciencia 7/10/06

No hay comentarios: